lunes, 27 de febrero de 2017

101 Poemas - Hafez de Shiraz

Pagina en proceso de ampliación y edición



¡QUE SIGA LA COPA! 

¡Oh escanciadora, haz que la copa siga la rueda y llegue a mis manos! 
que el amor pareció primero fácil, después se presentó lleno de obstáculos. 

El perfume que el viento de Saba liberar quiere de aquel bucle, 
la onda almizclada de su lazo, ¡qué hervor en el corazón infunde! 

La noche oscura y el miedo de la ola y el remolino pavoroso... 
¿Cómo saben los ligeros de carga de la costa nuestra suerte y modo? 

Do mora el Alma de las almas, no es seguro para mí el recreo, 
en tanto, sin cesar, la campanilla clama: preparad las literas del camello. 

Si el mago anciano lo aconseja, la alfombra de oración tiñe con vino, 
que el que sigue la vía no ignora las costumbres de las etapas ni el camino. 

Por egoísmo, toda mi obra alcanzó mala fama en el extremo último. 
¿Cuándo el secreto que convoca tertulias, puede quedar oculto? 

Si una presencia ansias, Hafez, no ausentes tu persona: 
cuando la vista alcances del que anhelas, el mundo deja y abandona.

*

LA CLAVE DEL TIEMPO 

Si aquel turco de Shiraz mi corazón deleitara, 
por su lunar hindú le daría Bujara y Samarcanda. 

Sírveme vino, escanciadora, que en el paraíso no hallarás 
las riberas del Roknabad ni el jardín de Mosalá.

Estos gitanos alegres, dulces agitadores de la ciudad, 
como los turcos los banquetes, saquearon mi corazón de paz. 

Para nuestro pulcro amado no es un amor tan imperfecto: 
agua, color, lunar, retoques, ¿para qué los quiere el rostro bello? 

Yo, por la hermosura creciente de José, sabía 
que amor del velo de inocencia a Zulaika privaría. 

Insúltame y maldíceme a placer, que por ti rezo. 
¿Merece respuesta amarga el labio granate y bello? 

Deja la clave del tiempo, e indaga y habla de vino y juglaría:
 nadie, merced a la ciencia, desveló ni desvelará este enigma. 

Escucha, alma mía, esta advertencia: más que por el alma, 
los jóvenes dichosos por el consejo del sabio anciano claman. 

Puliste la perla del poema, Hafez, alegre ven y canta, 
que el firmamento, en tus versos, el sartal de las Pléyades desgrana.

*

HAY UNA TIERRA 

Vuelve al jardín la fortuna de tiempos de juventud, 
el ruiseñor de dulce voz recibe de la rosa la buena nueva. 

Oh céfiro, por mí saluda a las plantas de olor, al ciprés 
y la rosa, si llegas a las púberes hierbas de la pradera. 

Si entonces aparece el joven mago, vendedor de vino, 
trocaré mis pestañas en escoba del umbral de la taberna. 

¡Oh, tú, que de ámbar puro en tu cara de luna pintas un mazo,
no siembres de inquietud mi desorientación y pena! 

Temo que aquellos que se ríen de los que beben posos
pierdan la fe en la labor de las tabernas. 

Sé compañero de los hombres de Dios, que en el arca de Noé
hay una tierra que un diluvio ni una gota de agua considera. 

Sal de la casa giratoria y pan no pidas, 
que esta tacaña mata al final al que invitado era. 

No sabrás ni un detalle de los misterios de la existencia, 
mientras no estés desorientado en el círculo de la existencia. 

¿Es necesario llevar hasta el cielo el palacio? 
Para todos, el lecho es al final un puñado de tierra. 

Oh luna de Canán, el trono de Egipto ya posees, 
hora es de despedirse de la cárcel y salir de ella. 

No sé qué intenciones escondes en la punta del bucle 
que tu pelo agitado a almizcle perfumea. 

Oh Hafez, bebe vino, sé alegre, entrégate a la bohemia, 
mas el Corán en trampa de hipócritas no conviertas.

*

EL CANTO DE VENUS 

Ve, céfiro, y di a aquella esbelta gacela 
que a la montaña y al desierto nos ha guiado. 

¡Larga sea tu vida, vendedor de dulces! 
¿Por qué olvidaste aquel loro golmago? 

¿Debido a tu belleza altiva, oh rosa, 
no preguntaste por el ruiseñor enamorado? 

Con humor ufano, a los gnósticos se atrae, 
al ave sabia, ni con trampa ni con grano. 

Cuando te sientes a beber con el que amas, 
recuerda a los que intentan brindar con él en vano. 

¿Por qué en su cumbre, los de cara de luna 
 y negros ojos parecen ignorarnos? 

Tu rostro hermoso carece de defectos, 
mas de lunar de amor y de fidelidad no veo trazo. 

Dice Hafez: en el cielo no es de maravillar 
que el canto de Venus a Jesús haga bailar. 

*

EL SECRETO OCULTO 

¡Huye de mí el corazón! ¡Dueños de los corazones, os conjuro! 
¡Qué sufrimiento: se hará visible el secreto oculto! 

Navegantes somos, ¡oh, viento favorable 
haz que veamos de nuevo el rostro conocido!, ¡levántate! 

En la rueda giratoria sólo hay diez días de fábula y hechizo, 
con bondades para los amigos, apúralos, amigo. 

¡Oh señor de la grandeza, de tu salud haz donativo 
y recuerda algún día a este derviche mísero! 

La paz entre los dos mundos, en dos palabras se ha resumido: 
con los amigos ser caballeroso, contemporizar con los enemigos. 

¡Mira!, el espejo de Alejandro es la copa de vino 
que pone a tu alcance el territorio de Darío. 

No te rebeles, que, debido a sus celos tal vela arde el Amado, 
aquel en cuya palma se torna cera el basalto. 

En el círculo de la flor divina, anoche, el ruiseñor canto bien. 
Los que estáis ebrios, despartáos, saciad el ansia con vino del amanecer. 

Aquel sabor amargo que el sufí nombró madre de las maldades,
para nosotros, más que el beso de doncella, es dulce y agradable.

Entrégate al placer y a la ebriedad en tiempos de pobreza, 
que al mendigo convierte en Coré esta alquimia de existencia. 

Esas bellezas de lengua persa fuentes son de la vida.
Oh escanciadora, a los persas ancianos, dales albricias. 

Donde reinan los de buena fama, pasar no nos dejaron. 
Si no te gusta, modifica el sino predestinado.

No por su voluntad vistió Hafez un manto manchado de vino. 
¡Oh maestro sin mácula, en esto sé benigno! 

*

UN FUEGO 

El Fuego del corazón prendió en el pecho y ardió doliente por el Amado. 
Un fuego había en la casa que la morada quemó. 

La distancia del Amado hizo arder mi cuerpo. 
Separado de su rostro, un fuego mi alma quemó. 

Como el cuenco, se rompió de arrepentido mi corazón. 
Sin vino ni copa, tal tulipán, mi corazón se quemó. 

Mira arder mi corazón, mira el fuego de las lágrimas. 
El corazón de la vela, como mariposa, anoche, de compasión se quemó. 

Acaba la discusión y vuelve, que mi pupila, 
quitándole el manto suyo, dando gracias lo quemó. 

Todo el que vio la cadena anudante de tus rizos 
se enardeció y, por mi locura, se quemó su corazón. 

No es raro que de mí se compadezca el conocido: 
cuando me fui de mí mismo, el corazón del extraño se quemó. 

El agua de la taberna se llevó mi manto de abstinencia, 
el fuego de la taberna mi casa de inteligencia quemó. 

Bebe vino, Hafez, y olvida ya la leyenda, 
que de noche no dormimos y, por amor a la fábula, la vela se quemó.

*

¡VUÉLVETE! 

El cáliz en la mano, llegó mi amado al convento de los magos 
ebrio de vino y los comensales ebrios de su ebrio narciso. 

De su caballo, en la herradura, creciente la luna clara; 
y por su altura, del cedro la altura baja. 

Se levantó, y la vela de los corazones de todos se sentó. 
Él se sentó, y el grito de los contempladores se levantó. 

La algalia emite alto perfume, pues se enrosca a su bucle; 
El khol dibuja un arco, que el de su ceja asume. 

Mas ¿por qué digo soy, si de mí mismo no he noticias? 
Y ¿por qué digo no es, si con él tengo la vista? 

Vuélvete, y que la vida en fuga de Hafez vuelva, 
Aunque la flecha que salió del pulgar nunca regresa. 

*

A MEDIANOCHE 

Con los rizos al viento, perlado de sudor, riente y ebrio, 
camisa desgarrada, entonando una oda y la copa en la mano, 

los ojos pendencieros, la ironía en los labios,
a media noche, junto a mi lecho se sentó. 

Acercó la cabeza a mi oído y en un tono triste
dijo: mi inquieto enamorado, ¿tienes sueño? 

El amante al que ofrecen de noche un vino tal,
¡que adore el vino o en el amor sea pagano! 

¡Vete, devoto, no te metas con los que beben posos!,
que otro don no les fue concedido el primer día. 

Bebimos cuanto derramó él en nuestra copa,
ya fuera vino peleón o del tonel del paraíso. 

Como en el caso de Hafez, ¡cuántos arrepentimientos han quebrado
la copa del vino y su sonrisa, y los bucles del amante con sus lazos!

_____________________________________________________________________

_____________________________________________________________________
.