jueves, 1 de marzo de 2018

La Dependencia - Omar Paladini


En la diferenciación hay dependencia por adhesión o rechazo al objeto de conciencia presente. 

La dependencia de formas y creencias actúa como freno en el camino hacia la conciencia plena.

Hay distintos niveles de dependencia, según sea el nivel de conciencia operando en el momento presente.

Aun en Conciencia de Sí (un nivel más arriba de la conciencia vigílica ordinaria) se da esa dependencia (aunque no con la misma adherencia que se da en el nivel anterior, o en semisueño o sueño).

Claro que en Conciencia de Sí, es primario el soltar, inclusive esas imágenes y creencias que consideramos "buenas", "verdades inmutables"; 
es decir, poner en suspenso al intelecto, y sobre todo si es posible, al "yo".

El contacto con la conciencia pura puede darse, en el caso de que el yo quede en suspenso, el contacto con el cielo vació y su significativo silencio.

¿Y que tiene de especial este contacto? Para el yo habitual quizás no demasiado. 
Un poco de humildad quizás al dejar de verse como el centro de la vida psíquica.

Suele traducirse ese contacto con la Conciencia Pura como mensaje, y lo sera de acuerdo a las creencias de fondo que la persona tenga.

Si bien hubo trascendencia de formas y creencias, al bajar de nivel de conciencia, 
siguen operando, aunque ya no con la carga hipnótica anterior,  y en algunos casos como herramientas para comprender y actuar en el mundo. 

Ejemplo: Un razonamiento, no ya visto como una "verdad", sino como una herramienta que se usa de ser necesario.

La Dependencia tiene que ver con experiencias internas, y a esas experiencias creo es conveniente remitirse para ir liberándose de ellas.

La atención, como siempre, sera una herramienta básica para esa liberación, para ese ir estando cada vez más despiertos.

Las comprensiones en este caso se pueden ir dando de continuo, ese "caer en cuenta de..." da pie a otros "caer en cuenta de...", y así siguiendo.

Más que el "objeto" de que caemos en cuenta, toma importancia el acto mismo de caer en cuenta, ya que nos va permitiendo ir estando un poco más despiertos en cada momento presente.

.