domingo, 21 de diciembre de 2014

Conciencia de Vida - Omar Paladini


La conciencia de la muerte propia o ajena nos pone en perspectiva ante lo banal de la existencia frente a lo trascendente. 

¿Que es lo importante ante este hecho inexorable? 


El reconocimiento de la mortalidad nos humaniza. Negamos la muerte y con ello degradamos la vida, y lo inhumano se enseñorea en el mundo en cruel paradoja generadora de sufrimiento. 

Negando la muerte, negamos la vida en el olvido de sí mismo, como conciencia en fuga que negando la muerte niega lo principal, lo más inexorable que la propia muerte: La vida, que en situación de vivirla no podemos eludir. 

Estamos en situación de vivir, y ante las múltiples e infinitas posibilidades a escoger que hacer de ella a cada instante presente. 

En ese escoger que hacer de ella más allá del efímero ego que tiembla o nihiliza la existencia ante el hecho inexorable de la muerte, en ese escoger que hacer de ella se encuentran los otros y otras, seres humanos y humanas ante el mismo dilema al que nos enfrentamos nosotros: ¿Que sentido darle a nuestra vida? 

En ese vivir y ser conscientes de cada instante presente, quizás sea interesante que al levantar la vista nos reencontremos con quienes nos rodean y comparten con nosotros el milagro de vivir alrededor de la gran bola de fuego que se mueve a gran velocidad surcando nuestra gran casa, llamada por algunos Vía Láctea.

¿Que sentido puede tener la existencia para un efímero ego si no trasciende hacia el mundo y hacia los otros seres humanos y al milagro de la vida que nos rodea y de la cual somos parte inseparable?

.