miércoles, 23 de marzo de 2016

El Dilema del Momento - Omar Paladini


1. La Condición

1.1. Inhumanos Valores

Para la inhumana derecha hay seres humanos de primera categoría, de segunda, de tercera, de cuarta categoría.

De momento que el valor central es el dinero y el poder en las sociedades en que vivimos ¿que más que monstruosidad podemos ver a nuestro alrededor?

Estemos atentos y más allá de lo que puntualmente podamos hacer por otros, 


descontaminemos nuestra mente de hasta el más mínimo vestigio de los valores basura 

que ingenuamente en el transcurrir de nuestra vida hemos ido incorporando en la sociedad en que vivimos, 

ya que a la vista está lo que son y lo que provocan en nosotros y en la sociedad esas creencias, esos valores.

1.2. Fracaso de los Valores Basura

Pero bueno, si lo vemos desde un punto de vista posibilitario:

1. De la caída del sistema no hay que preocuparse, de eso se están encargando muy eficazmente nuestros gobernantes, los empresarios y banqueros ¿no?...

2. El dilema es: ¿quienes están dispuestos a tirar a la basura esos valores inhumanos, esos valores retorcidos, 


esa nube de pedos sin sentido de búsqueda de no se que felicidad en objetos fetichizados; quienes, quienes?... 

y desde ahí construir y reconstruirse en seres humanos que se puedan llamar tales: humanos.

1.3. Lo Viejo y lo Nuevo

En el horizonte cercano pareciera no vislumbrarse una salida.

Algo se oye sin embargo si afinamos el oído.

Las viejas imágenes y las palabras gastadas cínicamente por el uso manipulador se están cayendo estrepitosamente.

Quienes en su juego de poder las usaban llenando su boca de "patria", "pueblo", y no se cuantas otras "gloriosas" palabras más... ¡puras abstracciones!... y enzima ¡abstracciones mentirosas al extremo!...

¿De que patria hablan?... Tendríamos que preguntar ¿Quienes son "los propietarios" de esa patria y se benefician de ella?... ¡Unos pocos son los que se benefician mientras la mayoría son agarrados de idiotas útiles!...

El poder económico-político-militar maneja a través de los valores externalizados, a través de las imágenes, a través de los objetos de consumo, maneja la subjetividad de la gente.

No se puede llenar esa subjetividad con algo nuevo si esta ocupado ese espacio con lo viejo. Viejo y en proceso de putrefacción.

Más lo que se pudre sirve, Sirve como abono para el renacer de lo nuevo. 


1.4. Guiando la Generación Creativa y Transformadora

Vaciemos la mente de toda la basura. ¿Habrá guías para ayudar en ese trabajo?

Se requiere amor compasivo, ecuanimidad, amplitud, mucha fuerza interior,


mucha convicción en que más allá de la foto del momento no tenemos nada mejor que hacer en nuestra vida que transformarnos en una nueva y mejor versión de seres humanos,

 y ya con eso, en cada acto estaremos empezando a transformar al mundo. 

Mundo interno y mundo externo, que son solo uno, y todos somos uno -mal que nos pese a veces-, no hay dos. 


2. Propósito 

2.1. El Sin-Sentido

Todos tenemos actos para aportar hacia los otros.

La sociedad en la que vivimos ya no le esta sirviendo a la gente, sobre todo como sentido de vida.

La brecha se esta abriendo, muy poco, más se esta produciendo un vacío, un principio de duda existencial.

Dicho de otra forma, se estaría encontrando la gente cara a cara con el sin-sentido.

No se puede caer tan bajo como estamos cayendo como seres humanos y sociedad sin que tarde o temprano te encuentres con esa contradicción radical y extrema.

2.2. Mas allá del pequeño yo

Nunca se sabe ni se puede medir el tiempo de los cambios sociales.

La brecha entre generaciones es cada vez mayor. La visión del mundo y la existencia ha cambiado, es vaporosa, no definida.

Y contrariamente a lo que ocurría décadas atrás, no se esta dando una confrontación generacional -que en muchos casos tiñó los suelos de sangre-. La misma vaporosidad -que es mental- actúa como neutralizante.

Si la gente conectara con registros internos positivos, desde ahí encontraría la salida del sin-sentido. 


La salida es salida del “yo” hacia los otros. Y desde el corazón. Desde el corazón se da la amplitud, el “nosotros”.

2.3. Intención y Circunstancias  

Hay que estar atento en todo momento y lugar. 

En la memoria antigua  puede haber siempre alguna basura que se filtre hacia el presente que tengamos que barrer.

A cada instante presente levantaremos vuelo en cada acto hacia los demás; el sin-sentido no ganará terreno.

Si hay vacío, no sera el vacío del nihilismo degradatorio, violento y mortal.

Si hay vacío, que sea el vacío de la conciencia pura que se expresa en la intención lanzada hacia una humanidad que se pueda llamar tal.

Cabalgaremos un nuevo intento en cada instante presente. No importan las circunstancias.

Ni los inquisidores ni las hogueras, ni la violencia demencial pudieron frenar nunca a la conciencia en ascenso.

En cualquier grieta la luz escapo de los grises muros en que la habían confinado quienes creían ser "los dueños de la verdad".

Las circunstancias están ahí para que un nuevo desafío avance sobre ellas.

2.4. Conciencia y Mundo - La Intención se abre paso

Nada esta predeterminado. La condición no determina a la conciencia en su acción transformadora de nosotros mismos y del mundo.

¿Que somos sino la conciencia que en el fluir cambiante de la vida es lo permanente en todo y en todos?

La conciencia con su intensión expansiva. ¿Quien la puede detener?

Los cementerios están llenos de los restos mortales de quienes intentaron frenarla.

¿A que vamos a temer, que empresa no vamos a afrontar, si contamos con ella?.

La intención siempre se abre paso hacia el futuro y nada la detiene. 

Hacia allí vamos.

_____________________________________________________________________

Texto ampliado el 24-03-2016, a las 21:50 Hs.
_____________________________________________________________________
.