viernes, 27 de enero de 2017

Meditaciones al pasar - Omar Paladini


Es común proyectar en otros lo que negamos en nosotros mismos. 

Y si lo viera, si lo reconociera, eso no implica que uno no ponga en crítica lo que percibe del mundo externo. Un error creo, sería "callar para que lo oscuro en mi no se vea".

Sí uno puede ir reconociendo las partes oscuras de la geografía interna lo que se va dando es unidad, se va reduciendo el conflicto entre contenidos internos.

Si en uno está la posibilidad de odió y a su vez la de bondad y compasión, lo que tenemos es una posibilidad, y según hacia donde me direccione me voy a encontrar con una u otras.

Todos tenemos experiencias positivas y negativas. El problema se presenta cuando creemos que las positivas son fruto nuestro y las negativas son "culpa de los otros".

No niego el daño que una persona le puede hacer a otra. Eso a veces se puede medir de forma precisa y otras veces no. Más ¿donde dejamos la responsabilidad que nos compete en ello?.

Si bien uno puede teorizar mucho, personalmente, aunque en forma mínima, hablo de lo que he experimentado o de lo que voy experimentando en el momento presente.

Y en algunos casos se da que personas que leen lo que publico, de terceros o propio, experimentan lo leído, tienen su propia experiencia con ello, y se maravillan por lo leído, les impacta y lo proyectan afuera en quien lo escribió, más fue por sus propias operaciones mentales que experimentaron lo leído.

Es interesante el experimentar como los actos de otras personas nos han ayudado humanamente y nos ayudan, y a su vez nosotros podemos de alguna forma ayudar a otros, y ayudarnos mutuamente en síntesis.

Mucho de ese eco de ayuda viene de muy lejos en el tiempo, y todavía después de siglos se sigue escuchando su melodía; la melodía de las experiencias internas sensibles y profundas, y lo más importante es que ese eco toma vuelo propio hacia el futuro. El futuro de una humanidad más despierta y libre.


Hay que guiar/se. Necesitamos guías; la necesidad va en aumento; guías de carne y hueso, guías que en forma simple orienten por los caminos y senderos internos. 

Imposible guiar sin guiarse uno mismo. La luz interna que nos ilumina, ilumina alrededor. Con palabras simplemente parece que no sera.

Ya fue dicho, "experiencias". Experiencia con los estados internos desde el plano medio del Árbol de la Vida para arriba. Guiando hacia la experiencia con los estados internos.Guiando desde el plano medio hacia la polaridad en lo alto. 


Sin un psiquismo polarizado no pasa nada de nada. Y si pasa "nada" que no sea nihilismo sino nada en lo alto, esa nada sí tiene peso. 

De esa nada de la polaridad en lo alto se baja por el camino de la autonomía, y mientras no ocurre eso,  seguimos trabados en la dependencia. 

Dependencia. Llegamos a las puertas del "cielo" y la puerta no se abre.

Mientras queda un rastro de apego la puerta permanece cerrada. Hay que soltar, soltarse.

El hacer sin estar encadenado al resultado. El hacer con convicción plena, sin que importe lo que los demás piensen, o digan a favor o en contra. 


Si cierra para uno, si tiene sentido para uno, si para uno esta bién, esta bién.
.