miércoles, 27 de junio de 2012

El monje en la biblioteca - Omar Paladini


 La oscuridad del atardecer extendía su manto en el monasterio de la llanura. Un monasterio enraizado en tierras sin límites, donde el horizonte se hace infinito, y las estrellas iluminan la noche.

En ese paisaje caminaba el monje de la llanura hacia la puerta de la biblioteca, que los monjes, en un lejano tiempo, le pusieran el enigmático nombre de "Internet".

Ya en ella, el monje de la llanura se puso a revisar antiguos manuscritos y, entre ellos, encontró un texto de Mansur Al-Hallaj, quien fuera un maestro sufí y poeta místico islámico, que con su mensaje, inicio una nueva etapa en la mística islámica, hace mil años atrás.


Mientras leía sus textos, hubo una frase que llamo su atención, que decía:

"... Si lo Verdadero llega a habitar la conciencia / Tres estados se repiten ahí al cuidado de los clarividentes: / Un estado que aniquila la conciencia en la esencia de su pasión / Luego la hace presente por la pasión en estado de perplejidad / Y un estado donde todas las fuerzas de la conciencia se aúnan / Volviéndose hacia una visión que aniquila a todo visionario..."

 

El monje de la llanura, en búsqueda siempre de aquello que tenga sabor de verdad, frunciendo un poco el seño y tocándose la barbilla se dijo: 

__"Tres estados se repiten ahí al cuidado de los clarividentes"... 

"clarividentes"... eso es lo mismo que decir "los que ven con claridad", y está hablando de los estados internos. 

Entonces está hablando de cuando uno puede experimentar y ver con claridad en qué estado interno se encuentra.

Al primer estado lo describe como "Un estado que aniquila la conciencia en la esencia de su pasión". 

Veamos... el estado es positivo, alto, estamos bastante arriba en la geografía interna, ya que dice al inicio: "Si lo Verdadero llega a habitar la conciencia / Tres estados se repiten".

Así que estamos en un lugar muy energético, en "la conciencia en la esencia de su pasión".

Y es "un estado que aniquila la conciencia en la esencia de su pasión", es decir que la conciencia es "cocinada" en su propio fuego, hay recogimiento sobre si, no hay perdida de energía hacia afuera, la energía vuelve sobre si, sin catarsis que te saquen del estado, no hay fuga improvisada hacia estados más bajos, hay que bancarse el fuego purificador de la pasión, es decir, del cimbronazo emotivo, superior a todo lo anteriormente experimentado.

Ya en el segundo estado la conciencia se hace presente, luego del shock emotivo, "presente por la pasión en estado de perplejidad".

Claro, perplejo por lo fuerte de la experiencia, con un "yo" apaciguado de estímulos periféricos y, perplejo ante el estado mismo de conciencia. 

 Y desde este estado se pasa a "un estado donde todas las fuerzas de la conciencia se aúnan / Volviéndose hacia una visión que aniquila a todo visionario". 

Veamos... En el primer estado la conciencia misma es cocinada por la fuerte emoción que la shockea, que la sacude con un terremoto emotivo nunca antes vivido y, 

después de esta experiencia, pasa al segundo estado que es de perplejidad ante lo experimentado y, superando la "tentación" de fugarse hacia cualquier parte por el shock en que todavía se encuentra, por las vibraciones que aunque atenuadas todavía la sacuden,

en este tercer estado, es el momento en que se produce una fuerte integración interna, ya que es "un estado donde todas las fuerzas de la conciencia se aúnan", en que se produce una fuerte integración del pasado, reconciliándolo, con paz interna, tranquilidad, relajación, con un futuro abierto a todas las posibilidades, 

"Volviéndose hacia una visión que aniquila a todo visionario", desde un "yo" más profundo, más suelto, más libre.



_____________________________________________________________________

 "... Si lo Verdadero llega a habitar la conciencia / Tres estados se repiten ahí al cuidado de los clarividentes: / Un estado que aniquila la conciencia en la esencia de su pasión / Luego la hace presente por la pasión en estado de perplejidad / Y un estado donde todas las fuerzas de la conciencia se aúnan / Volviéndose hacia una visión que aniquila a todo visionario..."

Poemas místicos de Mansur Al-Hallaj - Pero mi corazón ¿puede hacer esperar a mi corazón? - http://omarpal.blogspot.com.ar/2013/10/poemas-misticos-de-mansur-al-hallaj.html
_____________________________________________________________________
.