viernes, 25 de diciembre de 2009

Nihilismo - Diccionario de Filosofía - José Ferrater Mora. 25-12-2009

*
Nihilismo - Diccionario de Filosofía - José Ferrater Mora

Uno de los primeros filósofos, si no el primero, que uso el término ‘nihilismo’ fue William Hamilton. En el tomo I de sus Lectures on Metaphysics, Hamilton considero que el nihilismo (de nihil = ‘nada’) es la negación de la realidad sustancial.

Según Hamilton, Hume era un nihilista; al negar que hay una realidad sustancial, o que hay en realidad -o “en la realidad”- sustancias, solo cabe sostener que se conocen fenómenos. El nihilismo es, desde este punto de vista, idéntico al fenomenismo.

El nihilismo de que hablaba Hamilton ha sido llamado luego “nihilismo epistemológico”, a diferencia de otros tipos de nihilismo, como el nihilismo moral (negación de que hay principios morales validos), el nihilismo metafísico (pura y simple negación de “la realidad”).

Sin embargo, el nihilismo epistemológico y el metafísico han sido equiparados con frecuencia. El citado Hamilton se refería ya a Gorgias, según el cual no hay nada –y si hubiera algo, seria incognoscible, y si fuera cognoscible, sera inexpresable, inefable o incomunicable-.

Se ha hablado asimismo de Pirron a propósito del nihilismo; en general, nihilismo y escepticismo radical, han sido a menudo examinados juntamente, como dos aspectos de un universal “negacionismo” o “nadismo”

Puesto que el escepticismo se ha manifestado muchas veces como duda de que haya nada permanente en el movimiento y el cambio, el nihilismo se ha entendido como la afirmación de que todo cambia continuamente y, además, de que todo varia de acuerdo con el sujeto.

El nihilismo se ha expresado a veces en forma de una “concepción del mundo”. Esta puede ser la concepción del mundo del que adopta un pesimismo radical, o bien del que adopta un punto de vista totalmente “aniquilacionista”.

En este último sentido se ha expresado el nihilismo por boca de Mefistófeles, en el Fausto, de Goethe, al decir:

Ich bin der Geist, der stets verneint!
Und das mit Recht; den alles, was entsteht
Ist wert, dass es zugrunde geht;
Drum besser wär´s, dass nicths entstünde

(Soy el espíritu que siempre niega.
Y ello con razón, pues todo lo que nace
no vale más que para perecer.
Por eso seria mejor que nada surgiera.)

El último verso puede relacionarse con manifestaciones tales como los dos celebres versos que Calderón pone en boca de Segismundo, en La vida es sueño:

Pues el delito mayor
del hombre es haber nacido.

Y con similares manifestaciones de poetas, se remontan (en occidente) hasta Teognis, pero debe advertirse que en Calderón por lo menos no se trata de nihilismo, sino del sentimiento radical de “criaturidad”.

En El mundo como Voluntad y representación (Die Welt als Wille und Vorstellung), Schopenhauer, cuya filosofía es descrita a menudo como pesimista y nihilista – dos puntos de vista afines-, cito los mismos versos del Fausto, de Goethe, y de La vida es sueño, de Calderón, así como versos de Teognis.

Schopenhauer considera que toda existencia “refleja” el impulso irracional e incesante de la Voluntad. Toda vida es lucha, pero la vida humana en particular, esta llena de sufrimientos: oscila, como un péndulo, entre el dolor del deseo (basado en la necesidad o en la carencia) y el dolor no menos intenso del aburrimiento o la inanidad (que se experimenta cuando todas las necesidades han sido satisfechas). Todo sentido y propósito es mera ilusión. La persona que aspire a la beatitud tendrá que desprenderse de la Voluntad, pues se dará cuenta de que la voluntad, la cosa en si, no es la causa del egoísmo y la agresión humanas, sino también la raíz de todo mal en general.

Schopenhauer reitero que la vida es “un paso en falso”, “un error”, “un castigo y una expiación”. La vida es una deuda contraída al nacer (cfr. Welt, suplemento al Libro IV, cap. XLV).

Contestando a la objeción de que la eliminación del sufrimiento implica la negación de la Voluntad y, con ello, “el deslizamiento hacia una nada vacía”, Schopenhauer escribió:

“Reconocemos sin ambages que, para quienes se hallen llenos de Voluntad, lo que permanece después de la completa abolición de la Voluntad, es una nada. Pero, a la inversa, para quienes la Voluntad ha dado una vuelta y se ha negado a si misma, este nuestro mundo, que es tan real, con todos sus Soles y sus Vías Lácteas, es una nada” (Welt, IV, 71).

La noción de nihilismo desempeña un papel importante en el pensamiento de Nietzsche. En La voluntad de poder, Nietzsche se refiere a lo que llama “el nihilismo europeo”. Por un lado, Nietzsche ve avanzar por todos lados “la pleamar del nihilismo” (como tradujo ortega y Gasset).

En un sentido, el nihilismo es una amenaza, porque es el término de un desarrollo histórico sin salida. En otro sentido, cabe considerar como nihilista la interpretación de la existencia humana y del mundo proporcionada por la Europa cristiana y por la Europa moderna, tanto en el campo moral como en el metafísico. Esta interpretación niega los auténticos valores superiores de la fuerza, la espontaneidad, la “superhombria”, a beneficio de los supuestos valores de la equidad, la humildad, etc.

Se puede hablar así, de un nihilismo “malo”, que es el nihilismo pasivo de la tradición moral y metafísica. Pero se puede hablar de un nihilismo “bueno”, que seria más adecuado llamar “autentico”. Este nihilismo es un nihilismo activo y consiste justamente en destruir el sistema de valores de aquel nihilismo pasivo tradicional. El nihilismo de los “espíritus fuertes” pone punto final al nihilismo débil del pesimismo, del historicismo, del afán de comprenderlo todo, de la idea de que todo es vano.

El tema nietzscheano del nihilismo ha sido recogido por Heidegger al tratar de la destrucción de la metafísica occidental y aun de toda metafísica como un “acontecimiento”.

Actitudes nihilistas se han expresado en otros autores como Georges Bataille y, sobre todo, E. M. Cioran, el cual ha desarrollado la idea de la “descomposición”.

Se ha hablado asimismo de nihilismo con referencia a Sartre, por cuanto este autor ha usado la noción de “aniquilación” (o “nihilacion”) tanto en sus investigaciones sobre lo imaginario como en su descripción del “Para sí”.

Sin embargo, en lo que toca a este ultimo punto hay que tener en presente que la “aniquilación”, y las correspondientes “negatividades” (négatités), son “nihilismo” solo desde el punto de vista del “En sí”. El “nihilismo” sartriano tiene poco que ver con el nihilismo en cualquiera de los sentidos apuntados antes.

Interesante en la historia del nihilismo moderno es el nihilismo ruso, el cual tiene en parte raíces psicológicas, raíces sociales y raíces religiosas.

Una expresión radical del nihilismo se halla en Bakunin, quien afirma que solo la destrucción es creadora.

Pero la formula mas radical de este nihilismo se encuentra acaso en Dimitri Ivanovitch Pisarev, el cual escribió que “todo lo que puede romperse, hay que romperlo; lo que aguante el golpe, será bueno; lo que estalle, será bueno para la basura. En todo caso, hay que dar golpes a derecha y a izquierda: de ello no puede resultar nada malo”.

Una forma filosóficamente interesante es el llamado “budismo nihilista” o “nihilismo budista”, en la forma en que fue desarrollado por Nagarjuna, en el siglo II después de J.C.

Nagarjuna propuso una interpretación “justa” o “media”, Madhyamika, de Buda, consistente en negar toda alternativa a una posición dada, y la negación de esta negación.

Así, Nagarjuna se sitúo en el llamado “vacío”, sunya, el cual es inefable, y es el verdadero Absoluto. Nagarjuna puso de relieve las contradicciones en que cae toda afirmación de cualquier (supuesta) realidad; si se afirma que una realidad está relacionada con otra, hay que dilucidar la naturaleza de esta relación, pero no hay relación si las realidades son distintas; y si hay relación entonces hay solo una realidad, de la cual nada se puede predicar y con la cual ninguna otra realidad puede relacionarse.

________________________________________________________________________________
 
Extraído de: Diccionario de Filosofía. Tomo III (K-P). José Ferrater Mora. Editorial Ariel, S.A. Barcelona. 1999.
________________________________________________________________________________
.