viernes, 22 de abril de 2011

Greguerías de Ramón Gómez de la Serna. 22-04-2011

*
Greguerías de Ramón Gómez de la Serna

Las greguerías son unas sentencias ingeniosas, y en general breves que surgen de un choque casual entre el pensamiento y la realidad. Es indudable que Ramón fue su creador. El propio Ramón la define esquemáticamente del siguiente modo:

Humorismo + Metafora \longmapsto Gregeria

La imagen en que se basa la greguería puede surgir de forma espontánea, pero su formulación lingüística es muy elaborada, pues ha de recoger sintética, ingeniosa y humorísticamente la idea que se quiere transmitir.

El efecto sorpresivo se obtiene a través de:

  1. La asociación visual de dos imágenes: «La luna es el ojo de buey del barco de la noche».
  2. La inversión de una relación lógica: «El polvo está lleno de viejos y olvidados estornudos».
  3. La asociación libre de conceptos ligados: «El par de huevos que nos tomamos parece que son gemelos, y no son ni primos terceros».
  4. La asociación libre de conceptos contrapuestos: «Lo más importante de la vida es no haber muerto».

ALGUNAS DE SUS GREGUERIAS

Aburrirse es besar a la muerte.
*
Los monos no encanecen porque no piensan.
*
El filósofo antiguo sacaba la filosofía ordeñándose la barba.
*
Era tan moral que perseguía las conjunciones copulativas.
*
Si te conoces demasiado a ti mismo, dejarás de saludarte.
*
La cabeza es la pecera de las ideas.
*
Hay un momento en que el astrónomo, debajo del gran telescopio, se convierte en microbio del microscopio de la luna que se asoma a observarle.
*
El Pensador de Rodin es un ajedrecista a quien le han quitado la mesa
*
La bufanda es para los que bufan de frío.
*
El café con leche es una bebida mulata.
*
El ventilador afeita el calor.
*
Los bebes con chupete miran al fumador con pipa como a un compañero de cochecito.
*
Las alpargatas tempraneras pasan dando bofetadas al suelo.
*
El lápiz solo escribe sombra de palabras.
*
Lo que le da más grima al cuchillo es partir un limón.
*
Al ombligo le falta el botón.
*
Cuando el martillo pierde la cabeza, los clavos se ríen.
*