lunes, 25 de abril de 2011

Kierkegaard - 25-04-2011

*
Kierkegaard

El antecedente más importante del existencialismo fue el filósofo danés Søren Kierkegaard (1813-1855). Kierkegaard es considerado por muchos como el primer filósofo existencialista en la historia de la filosofía. De hecho, él inventó el término “existencialista” (aunque parece no haberlo usado para referirse a sí mismo).

Hay tres rasgos que hacen que lo podamos considerar como un filósofo existencialista:

1) su individualismo moral; 2) su subjetivismo moral; 3) su idea de angustia.

En contra de la tradición filosófica, que sostiene que el bien ético más alto es el mismo para todos, Kierkegaard afirmaba que el bien más alto para el individuo es encontrar su propia vocación.

Él decía: “Debo encontrar una verdad que sea verdadera para mí... la idea por la que pueda vivir o morir”.

La idea que está detrás es que uno debe escoger su propio camino sin la ayuda de normas o criterios universales u objetivos.

Se ha llamado a esta posición individualismo moral.

En contra de la posición tradicional de que el juicio moral involucra (o debe involucrar) una norma objetiva de corrección o incorrección,

Kierkegaard sostiene que no se puede encontrar una base objetiva o racional en las decisiones morales.

La única base de una filosofía con significado es el “individuo existente” (“situado”, podríamos añadir); la filosofía no tiene que ver con una contemplación imparcial (objetiva) del mundo ni de descifrar la “verdad”.

Para él, verdad y experiencia están ligadas y hay que abandonar la idea de que la filosofía es una especie de ciencia exacta y pura.

Posteriormente, los existencialistas seguirían a Kierkegaard al enfatizar la importancia de la acción individual al decidir sobre asuntos de moralidad y de verdad.

La experiencia personal y actuar de acuerdo con convicciones propias es esencial para llegar a la verdad.

El entendimiento que de una situación tiene el agente involucrado es superior al de un observador desinteresado.

Los existencialista pondrán énfasis en la perspectiva subjetiva (lo que permite que podamos llamarlos, en cierto sentido, subjetivistas).

Esto hace que sean filósofos asistemáticos.

Se oponen a la existencia de principios racionales, objetivos y universalmente válidos (como los que proponía Kant).

En cierto sentido, los existencialistas, a partir de Kierkegaard, son “irracionalistas”: no porque nieguen el papel del pensamiento racional, sino porque creen que las cosas más importantes de la vida no son accesibles a la razón o a la ciencia.


Extraído de: http://es.wikipedia.org/wiki/Existencialismo
.