miércoles, 29 de mayo de 2013

Verdad y Libertad - Omar Paladini


Acerca de La Verdad, Jiddu Krishnamurti, allá por el 3 de agosto de 1929, en el Campamento Anual en Ommen de La Orden de la Estrella de Oriente, en Holanda, ante tres mil miembros, dio este ejemplo:

"... Dijo el amigo al diablo: "¿Qué recogió ese hombre?".

"Él recogió un pedazo de Verdad", dijo el diablo.

"Ése es un mal negocio para usted, entonces", dijo su amigo.

"Oh, para nada," contestó el diablo, "yo voy a permitirle organizarlo."..."

Si como decía Krishnamurti "la Verdad es una tierra sin caminos", eso no quita que a una persona en particular le pueda ser útil participar en una organización.

Si hay libertad interna no hay estructuras piramidales que te condicionen.

Lógicamente te resultara difícil participar en ellas, ya que no estas estacionado en una ortodoxia determinada.

Toda ortodoxia lleva a una vía muerta. A creencias, a frases hechas muchas veces alejadas de los registros con lo que fueron evocadas por quienes las emitieron.

Llegar a ciertos lugares internos no me parece muy accesible si en determinado momento uno no se suelta, y eso es ir más allá de todo bando.

La ecuanimidad es factor de iluminación, decía Buddha; uno de los siete factores de la iluminación, según los buddhistas.

Y eso significa soltar. Soltar las creencias y ser pura experiencia más allá de signos ( creencias, interpretaciones) y de símbolos (imágenes, representaciones).

¿Que utilidad practica puede tener eso, ese tipo de experiencias? Ninguna. ¿Que utilidad puede tener ese tipo de experiencias, si es que existen?

Bueno quizás sÍ puede tener alguna utilidad el llegar a ese lugar de La No Forma, o Lo Sin Forma, dicho en términos buddhistas, como para seguir en la misma linea explicativa.

El retorno desde esa cristalina conciencia no atada a ninguna creencia, cotejada al volver hacia el funcionamiento habitual de la mente con el Mundo de la Forma,

con sus creencias, con sus interpretaciones esquemáticas que se apoyan en ellas como si el resultado fueran verdades evidentes y universales, cuando no son más que interpretaciones subjetivas de quien las hace.

Ese es el peligro que marca Krishnamurti, y por esa razón, en su momento disolvió La Orden de la Estrella de Oriente, organización que tenia algunos miles de miembros y que el presidía.

Krishnamurti decía que "... la Verdad, siendo ilimitada, incondicionada, inaccesible por cualquier camino en absoluto, no puede organizarse;

ni se debe formar una organización para conducir o para forzar a la gente a lo largo de cualquier camino determinado.

Si ustedes entienden primero esto, entonces verán cómo es imposible ordenar una creencia. Una creencia es puramente una cuestión individual,

y usted no puede y no debe organizarla. Si usted lo hace, se transforma en muerta, cristalizada;

se convierte en un credo, una secta, una religión, para ser impuesta a otras. Esto es lo que todos a lo largo del mundo estamos intentando hacer.

La verdad se limita y se hace un juguete para aquellos que son débiles, para aquellos que sólo están disgustados momentáneamente..."

Por eso les dijo: "... Usted está acostumbrado a escuchar cómo ha adelantado, cual es su estado espiritual.

¡Qué infantil! ¿Quién sino usted mismo puede decirle si usted es hermoso o feo por dentro?

¿Quién sino usted mismo puede decirle si usted es incorruptible? Usted no es serio en estas cosas.

¿Entonces por qué tener una organización?

Pero aquellos que realmente desean entender, que están buscando encontrar aquello que es eterno, sin comienzo y sin un final, 

caminarán con una intensidad mayor, serán un peligro para todo lo que es no esencial, para lo irreal, para las sombras..."

Y más adelante dio final a sus palabras diciendo:

"... Ustedes pueden formar otras organizaciones y esperar a algún otro.

Por eso yo no me preocupo, ni en crear nuevas jaulas, ni nuevas decoraciones para esas jaulas.

Mi única preocupación es hacer a los hombres absolutamente, incondicionalmente libres..."

_______________________________________________________________

La Orden de la Estrella de Oriente fue fundada en 1911 para proclamar el advenimiento del Instructor del Mundo y Krishnamurti fue designado máximo dirigente.

El 3 de agosto de 1929, día de la apertura del Campamento Anual en Ommen, Holanda, Krishnamurti disolvió la Orden ante tres mil miembros.

Este es el texto completo del discurso que pronunció en aquella ocasión.

Disolución de la Orden de la Estrella - Jiddu Krishnamurti- http://omarpal.blogspot.com.ar/2010/03/disolucion-de-la-orden-de-la-estrella.html
_______________________________________________________________
.