sábado, 28 de julio de 2012

Pensamientos, Acciones, Hábitos, Carácter, y Destino - Arturo Jaque Rojas . Omar Paladini


El verano apretaba con su calor de mediodía, y los monjes se dispusieron a almorzar en silencio. Comieron moderadamente verduras y frutas. Terminado esto, limpiaron el ámbito, y luego se dirigieron hacia la sombra de los arboles más cercanos, donde charlaron amablemente intercambiando experiencias.

Luego de un tiempo breve, se dirigieron hacia la sala de meditación.

El tranquilo cuarto fue abierto, y cada monje coloco una estera cuadrada donde se iba a sentar y un almohadón redondo sobre la estera.

Sentados bien derechos en la posición de loto, colocaron su mano derecha sobre el pie izquierdo y su mano izquierda sobre la mano derecha con los dedos pulgares tocándose ligeramente.

Colocaron todos la lengua contra su paladar superior, con los dientes y labios cerrados, y respiraron pausadamente a través de la nariz.

Después de unos minutos, y habiendo armonizado cuerpo y mente,

el monje oficiante dijo:

__ "... Toma una respiración profunda,

mueve tu cuerpo de izquierda a derecha

y entonces siéntate firmemente como una roca.

Piensa en no-pensar.

¿Cómo se hace?

Pensando más allá de los pensamientos y los no-pensamientos...".(1)

Luego de finalizado el ejercicio, varios de los monjes se dirigieron hacia la biblioteca como lo hacían regularmente, para estudiar los escritos de los venerables maestros de la conciencia en ascenso.

Una vez en esta, el monje de la llanura eligió un texto,

esta vez del maestro Paramahansa Yogananda, y se dispuso a leerlo en voz alta:

"... El ser humano siembra un pensamiento y recoge una acción.

Siembra una acción y recoge un hábito.

Siembra un hábito y recoge un carácter.

Siembra un carácter y recoge un destino..."

Después de leído el texto, el monje de la montaña lanzo la pregunta:

__ ¿Es una dialéctica inexorable?... ¿O es un posibilidad entre un billón?...

__ No creo que sea una dialéctica inexorable - dijo el monje de la llanura-,

más las posibilidades que marca Yogananda son muy altas.

Con "pensamiento", el no está hablando solo de conceptos, sino también de imágenes.

Él le da mucha importancia a las imágenes como movilizadoras en una dirección.

De él es la frase: “... Las imágenes son como bombas de gran onda expansiva, que, cuando explotan hacen pedazos las dificultades y crean el cambio deseado...”.

El tema es que las imágenes trazan la dirección de las acciones, de cada acto mental y corporal.

El hábito lo da la memoria.

La memoria condiciona -más no determina- la repetición de esos mismos actos como tendencia,

lo que da permanencia a través del tiempo y formaría un carácter,

un tono mental que marca una dirección, un destino.

Monje de la montaña: El pensamiento, es un producto y, a veces, subproducto, de la química y biología del cerebro;

las imágenes, percepciones de nuestra mente procesadas como tales...

Depende del tipo de imagen, la dirección que se le imprima a la existencia;

por ejemplo: la esvástica, simbolizaba el sendero a las cámaras de gas y los hornos crematorios;

aunque sé que fue usurpada de la cultura indoeuropea.

Monje de la llanura: Bueno, pensamiento, inteligencia, nos hace referencia a quien sabe elegir,

a quien sabe seleccionar entre distintas alternativas la opción más conveniente para la resolución de un problema.

Yo creo que, si bien el pensamiento puede ser considerado como un producto de la química y biología del cerebro,

no lo es como subproducto de esta, sino algo mucho más complejo e integral,

de ahí que algunos hablan de distintos tipos de inteligencia: inteligencia psicológica, emocional, operativa, biológica, por ejemplo.

Tu bien dices: “… Depende del tipo de imagen, la dirección que se le imprima a la existencia…”.

El tema es que las imágenes no tienen una carga emocional, una carga psicofísica fija.

Una imagen que ayer nos producía llanto, hoy nos puede hacer reír, y una imagen que ayer nos producía placer, hoy nos produce sufrimiento.

Las cargas de las imágenes se transfieren de una imagen a otra,

y esto lo produce tanto el mismo funcionamiento psicofísico, como también los estímulos provenientes del mundo externo.

También puede ser hecha esta transferencia de cargas intencionalmente por el propio sujeto a medida que hace sus operaciones mentales.

Cuando dices: “… por ejemplo: la esvástica, simbolizaba el sendero a las cámaras de gas y los hornos crematorios; aunque sé que fue usurpada de la cultura indoeuropea…”, tiene que ver con lo que plantee anteriormente.

El significado de un símbolo no es estático en la mente de la gente, sino que cambia según la re significación que cada ser humano va haciendo de ellos.

Esto lógicamente puede ser hecho intencionalmente con distintos fines, cuando esa intención esta puesta en que determinada gente actúe en una dirección o en otra.

Los fines pueden ser políticos, económicos, ideológicos, o de otro tipo, como uno de los medios para llegar al objetivo.

En el caso que vos mencionas, el objetivo era político.

Yo te puedo dar otro ejemplo: El Árbol de la Cábala, popularizado como el juego de la rayuela.

En él están simbolizados los distintos estados internos que cotidianamente transitamos, desde la más pura materialidad biológica con sus carencias y compensaciones que es la Esfera de Malkhut, hasta la opuesta e inasible Esfera de Kether que marca la dimensión del proceso de crecimiento permanente, del avance permanente.

En este caso vemos un símbolo que en si mismo reúne opuestos y complementarios significados, y a su vez nos remite a direcciones mentales, y un imperativo implícito de ir desde la Tierra al Cielo.

Nos remite a ir desde la Tierra, desde la materialidad más elemental de nuestras necesidades y compensaciones, hasta el Cielo. Cielo de proyección de posibilidades y avance permanente, donde la fluidez, el cambio y la transformación es lo “permanente”. El significado es de un cielo en el que nunca estamos de forma definitiva.

Este es un ejemplo, de la riqueza psicológica que puede tener un símbolo.

Monje de la montaña: __ Concuerdo que cada acto mental y corporal responde a una imagen; pero ¿qué sucede si es retorcida o escabrosa?

Monje de la llanura: __ En el caso de que una imagen cargada en forma negativa nos esté haciendo sufrir de distintas maneras,

hay formas, hay técnicas para transferir esas cargas, y que esas imágenes dejen de perjudicarnos.

Claro que son técnicas de cuidado y necesitan de pericia por quién realiza las operaciones mentales.

Monje de la Montaña: __ ¿No es acaso la memoria un receptáculo intangible, en que almacenamos aquello que está destinado a difuminarse, a desaparecer, más allá de su sustento orgánico?

Monje de la llanura: __ Es intangible en cuanto no la podemos objetivizar.

La memoria en sentido general la podemos descubrir en todo lo que nos rodea.

El universo entero tiene una memoria dinámica.

Yo toda las noches observo las estrellas que van apareciendo ante mis ojos y se mueven con una regularidad matemática a través del cielo que mi perspectiva ve.

Es decir que, hay una memoria en el universo que no es caótica sino regular. Es una memoria no contradictoria.

Lo que me podría dar la pauta que, si los datos que fluyen en mi memoria, tuvieran una lógica no contradictoria, una lógica integrada, quizás esa memoria no sería sufriente.

Ese almacenamiento en memoria, no lo es de datos como si de un fichero se tratara,

sino que es una memoria viva, que se descompone y recompone permanentemente,

y que con atención e intencionalidad puede ser un factor de superación de estados internos tensos y opresores, hacia estados internos más libres y plenos.

Monje de la montaña: __ Si las imágenes que hay en mi mente me atormentan, por ejemplo, es quizás por la razón de haberlas congelado.

Monje de la llanura: __ A las imágenes de este tipo uno les suele dar de comer, las alimenta.

Como bien dijo el maestro del Ashram de Poona(2):

"... Ve hacia adentro e investiga, y te darás cuenta de que todas tus desgracias existen porque tú las apoyas.

Sin tu apoyo nada puede existir, existen porque tú les das energía;

si no les das energía no pueden existir.

¿Y quién te obliga a darles energía?..." .

Monje de la montaña: __ Quizás es por no haber permitido que se perdieran en la nada.

Monje de la llanura: __ Yo no sé si las imágenes se pueden perder en la nada,

más soltarlas, hacerles vacío, es una táctica muy útil para que no nos absorban la energía

que podemos usar para vivir experiencias más interesantes.

Desde este punto, creo yo, la vida adquiere un sentido más trascendente,

y permite levantar la vista del ombligo de nuestras carencias y compensaciones,

hacia destinos más amplios, más plenos, y luminosos.


Terminada la charla, los monjes se retiraron de la biblioteca y siguieron con sus actividades habituales.

________________________________________________________________________

1. "... Toma una respiración profunda, mueve tu cuerpo de izquierda a derecha y entonces siéntate firmemente como una roca. Piensa en no-pensar. ¿Cómo se hace? Pensando más allá de los pensamientos y los no-pensamientos...". Es una cita extraída de: Fukanzazengi -

http://www.omarpal.blogspot.com.ar/2012/07/fukanzazengi-28-07-2012.html

2, "... Ve hacia adentro e investiga, y te darás cuenta de que todas tus desgracias existen porque tú las apoyas..." es una cita de Osho; y "... el maestro del Ashram de Poona..." remite a que Osho en el año 1974 estableció un Ashram, una comunidad espiritual, en la ciudad de Poona, en el estado indio occidental del Maharashtra, India.
________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

Texto armado por Omar Paladini (el monje de la llanura) en base a una charla con Arturo Jaque Rojas (el monje de la montaña) en Facebook
________________________________________________________________________
.