sábado, 13 de abril de 2013

El Buen Decir Zoroastriano y Soberbia y Autodegradación - Omar Paladini



Algunas de las premisas básicas del zoroastrismo son el Buen Pensar, el Buen Decir, y el Buen Actuar.

El "Buen Decir" zoroastriano se define no por el "hablar bonito",

sino que, entre otras significaciones, tiene el sentido de conexión entre las palabras y la carga emotiva que transportan.


Es mucho más evidente en la carga emotiva negativa que lleva lo opuesto del "Buen Decir" que es el "Mal-Decir".

El Mal-Decir tiene la propiedad psicológica técnica de abrir el camino hacia los estados internos bajos.

El Mal-Decir abre La Tranquera para entrar hacia esos estados, es La Puerta de la Degradación, que se abre por las dos variantes: Soberbia y Autodegradación

La Soberbia es degradación y discriminación de los otros, es considerarlos inferiores a nosotros por diferentes motivos:


Soberbia

La Soberbia es Estupidez Condensada.

Para librarse de tal Estupidez Concentrada,

hervir a La Soberbia en su propio caldo

a fuego máximo hasta que La Estupidez se evapore.

Cuando esto ocurra nos daremos cuenta,

ya que como residuo quedara una Imagen de Sí Estropeada

por El Fracaso de los Ensueños Compensatorios.

Tirar esta imagen maltrecha e inútil a la basura,

y empezar otro proceso con Modelos Más Elevados

Autodegradación

La Autodegradación a su vez, es desvalorización de uno mismo ante los otros seres humanos:

La contrapartida de la soberbia es la autodegradación.

Son dos caras de la misma moneda

En el caso de la Soberbia, es degradación de los otros

en "beneficio" de una Imagen de Sí inflada como sapo enojado.

La autodegradación es Imagen de Sí degradada,

y habitualmente acompañada con el endiosamiento de los otros.

"Yo no puedo", "El/Ella puede, yo no",

"El/Ella es inteligente / hermos@ /sexi /... yo no".

Estas serán las frases repetidas hasta el cansancio.
 

Soberbia y Autodegradación son parte del mismo camino descendente:

El camino de la degradación, que nos lleva hacia los peores estados internos.
.