jueves, 18 de abril de 2013

Soberbia y Autodegradación - Omar Paladini


Caminos Internos - Todos somos uno y no hay dos. Mírate en ese espejo.

Si bien el "Todos somos uno, no hay dos" como todo signo-palabra-concepto

puede ser usado con fines manipuladores

que nada tiene que ver con la experiencia profunda del "Todos somos uno";

degradar el concepto por el echo de que otros lo degradan,

es caer en la trampa de la degradación,

que cierra la puerta del ascenso interno a la luz clara de la conciencia.

Si cierras la puerta, que sea la puerta del descenso hacia los estados oscuros de la mente, el odio, el resentimiento, el nihilismo sin sentido.

Si cierras la puerta, que sea la tranquera de la degradación propia y ajena,


y continua el ascenso.


_____________________________________________________________________

La Soberbia es degradación y discriminación de los otros, es considerarlos inferiores a nosotros por diferentes motivos:

Soberbia

La Soberbia es Estupidez Condensada.

Para librarse de tal Estupidez Concentrada,

hervir a La Soberbia en su propio caldo

a fuego máximo hasta que La Estupidez se evapore.

Cuando esto ocurra nos daremos cuenta,

ya que como residuo quedara una Imagen de Sí Estropeada

por El Fracaso de los Ensueños Compensatorios.

Tirar esta imagen maltrecha e inútil a la basura,

y empezar otro proceso con Modelos Más Elevados

Autodegradación

La Autodegradación, es desvalorización de uno mismo ante los otros seres humanos.

La contrapartida de la soberbia es la autodegradación.

Son dos caras de la misma moneda

En el caso de la Soberbia, es degradación de los otros

en "beneficio" de una Imagen de Si inflada como sapo enojado.

La autodegradación es Imagen de Sí degradada,

y habitualmente acompañada con el endiosamiento de los otros.

"Yo no puedo", "El/Ella puede, yo no",

"El/Ella es inteligente / hermos@ /sexi /... yo no".

Estas serán las frases repetidas hasta el cansancio.



Soberbia y Autodegradación son parte del mismo camino descendente:

El camino de la degradación, que nos lleva hacia los peores estados internos.

Si le cerramos el camino, si cerramos el portón, si le cerramos la puerta a la degradación 

-sea en la forma de la autodegradación o de la soberbia que es degradación de los otros- 

en ese momento cambia todo, cambia sustancialmente la forma en que uno se relaciona con uno mismo y con los demás.

En ese momento un nuevo ser humano emerge desde las tinieblas hacia la luz clara. 

Si esos estados por encima de las oscuridad se van consolidando en su funcionamiento cotidiano, podremos encaminarnos hacia el estado Sin Vuelta, y la clara conciencia con su luz pura nuevamente iluminara el mundo.

_____________________________________________________________________

Texto ampliado el día 17-11-2016 - 22:35 Hs.
_____________________________________________________________________
.